¿QUÉ ES Y CÓMO SE EXPERIMENTA LA ESENCIA?

La Naturaleza Básica tiene su expresión o manifestación en la dimensión de la Esencia. Es en esta dimensión dónde existimos – como una expresión pura del Absoluto – con los recursos que nos permiten funcionar en la vida en forma esencial.

Disueltos en el Absoluto no podemos funcionar en la vida pero lo que si es posible, es que podemos integrar su reconocimiento en nuestro día a día. Es el ser esencial individuado el que puede integrar el Absoluto. La esencia no está desconectada del Absoluto.

La Esencia está constituida por distintos aspectos o cualidades esenciales que son nuestros recursos inherentes. Algunos aspectos esenciales son Amor Incondicional, Amor de Fusión, Gozo, Claridad, Fuerza, Voluntad, Confianza, Aceptación, Paz y Silencio, Compasión entre otras. Cada uno de estos aspectos nos permite una forma distinta y específica de presencia. Son aspectos que no dependen de lo externo aunque pueden manifestarse y sentirse en lo externo.

El alma que llega a habitar el cuerpo en algún momento a partir de la concepción, es fundamentalmente Esencia. Aunque nuestras almas que llegan a encarnar están constituidas por todos los aspectos esenciales, cada alma expresa algunos de estos aspectos con mayor énfasis lo que determina la identidad esencial, es la individualidad que es única.

El silencio y la quietud de la mente son atributos de la cualidad esencial de la Paz, es la naturaleza de la mente desde la que se pueden desplegar los pensamientos que dan forma a la mente esencial que nos entrega perspectivas verdaderas de nosotros y de la realidad, que son independientes de nuestra historia.

Las cualidades o aspectos esenciales son energías sustanciosas que se pueden sentir en el cuerpo. Cuando circulan en nosotros, sentimos que nuestro cuerpo está lleno, es una sensación física de plenitud en que sentimos que nada nos falta. Nos hacen sentir completos en lo físico, emocional y mental. Algunas cualidades son muy delicadas, otras son más densas. El cuerpo es el principal detector de la Esencia.

Mediante un proceso de condicionamiento temprano nos desconectamos de nuestra identidad esencial creándose la identidad del ego.